Agosto 4, 2014

Estaba en mi negocio. Ya nos habíamos ampliado a un local que está junto, sentía que estábamos descuidando la atención por tener ahora más gente. Incluso el local estaba un poco más sucio. De pronto llegaba mi exjefa, y me decía que había una filmación en Tailandia y quería que yo fuera. Le decía que encantada de la vida, pero el vuelo era ya. Creía que no me iba a dar tiempo de organizar todo, pero ella traía una copia de mi pasaporte (en el sueño podías viajar con la copia) y el avión iba a pasar a la Narvarte por nosotras. Y sí, llegaba pues el avión.
Nos subíamos mientras hablábamos dd cualquier cosa, nos decían que el avión se iba por tierra todo periférico y después de Querétaro iba a despegar. Pasábamos junto a Plaza Satélite y de pronto había algunos edificios antiguos de los cuales empezaban a disparar y lanzar bombas. El piloto nos decía que abandonáramos el avión porque eran terroristas que no dejaban que ningún avión de Malaysia Airlines despegara, o sea en el que iba yo.
Corríamos y veía a lo lejos a mi amigo Aarón, era uno de los terroristas aunque sólo traía una pancarta. Decía que nos dejaría pasar, pero que una pArte la teníamos que cruzar caMinando. Nos poníamos en marcha y después todo estaba tranquilo. Veía a un viejo conocido en una alberca nadando y me decía que si de casualidad no traía un pastel de zanahoria. Le decía que sí y de lo daba y se lo comía dentro de la alberca. Finalmente llegábamos al punto
donde nos dejaban volver a abordar el avión y seguíamos el viaje.

Anuncios

10 julio 2014

Estábamos en una reunión familiar. Mi abuela ( que murió hace mes y medio) aparecía. Más joven de lo que era. Ella venía alegre, sonreía y lo más curioso es que venía vestida de princesa. Le preguntábamos, algunos primos y yo, por qué el disfraz y ella nos decía que porque venía por su príncipe, al que ya extrañaba mucho. Me invadía una tristeza enorme saber que venía por mi abuelo, misma con la que desperté.

Te quiero abuela y si eso toca, dame fuerza.

diciembre 17, 2013

Tuve un sueño muy bizarro. Era el futuro, como dentro de 80 años. Pero yo era la Gina de hoy de 33 años. El mundo era oscuro, el sol ya se había apagado pero los humanos habían encontrado una forma de sobrevivir ( no sé cuál). 

Yo llegaba a casa de unos chavos, todos tenían entre 28 y 30 años. Eran un grupo de chavos que protestaban por diferentes cosas. Poco a poco iba entendiendo que estábamos ahí para organizar el próximo acto de rebeldía para manifestarnos en contra de no tengo idea qué.

Cuando llegaba a la reunión, me presentaban con la gente, pero mientras alguien me explicaba que desde hace muchos años la humanidad ya no se podía enamorar, algo había pasado dentro de los humanos que ya no eran capaces de sentirse enamorados. En ese momento no me había parecido tan terrible, pero cuando comenzaba a saludar a la gente que estaba ahí, veía a un par de jóvenes que estaban teniendo sexo, no estaban totalmente desnudos, simplemente lo estaban haciendo ahí, rápido y sin besos ni nada. Yo los veía un tanto incómoda por estar ahí frente a todos teniendo sexo y además, hablaban con otras personas mientras tanto.  La chava se reía y me decía que por qué los veía así y yo entendía que ahora eso era normal. 

Después de preparar el próximo ataque de este grupo, llegaba un chavo que me parecía guapo y me decía: Hola, eres la nueva ¿no? ¿quieres coger? 

Yo me volvía a sorprender por la pregunta y le decía que sí… total que en este caso si nos aislábamos y al terminar, él se paraba y me decía algo así como: Chido, gracias ya me hacía falta, nos vemos luego.

Entonces me daba cuenta que ya nada más la gente tenía sexo simplemente por saciar la necesidad no había nada más allá. 

Después llegaba el dia de hacer el acto terrorista. La idea era colocar bombas dentro de un palacio antiguo. Los coches del futuro, eran muy muy pequeños, yo tenía uno negro, donde apenas cabías hincado, pero así se viajaba. 

2 de los chicos del grupo intentaban ingresar al edificio pero un policía se los impedía, por lo que yo, al ver esto, me metía con el mini coche al lugar para distraer al polícia. Él me perseguía y así los chicos podían entrar. Finalmente el policía me alcanzaba y me sacaba. Pero los otros dos chavos no lograban colocar las bombas.

Ahí terminó el sueño.

Octubre 19, 2013

Tenía una camioneta blanca y llegaba a un centro comercial donde estaba mi actual jefa laboral. Estaba con alguien que en el sueño era su mamá.
No recuerdo cómo, pero las dos me robaban la camioneta y mi bolsa. Yo me ponía muy mal, sentía mucho coraje y buscaba cómo recuperar lo mío. Al parecer no era a la única que se lo habían hecho.
Entonces lograba arrancarla a la mamá de mi jefa su bolsa y traía varios fajos de billetes, separados con hojas del melate. No entendí si para meterlos o habían ganado eso o era parte de lo que robaban, pero eran importantes para ellas.
Me pedían que se los devolviera y yo subía corriendo al tercer piso del centro comercial desde donde me ponía a aventar el dinero. Ellas se ponían muy nerviosas, les gritaba que por cada minuto que no me devolvieran lo mío, aventaría otro tanto.
Veía dentro de la bolsa que había un monedero rojo, lo abría y veía que era de una tía, por lo que lo guardaba para devolvérselo.
Lograba recuperar mis cosas y me iba de ahí muy molesta pensando en qué iba a trabajar ahora. Pensaba en dar clases y buscar algo freelance.
Después iba por mi hermano, pues teníamos que ir a tomar clase de algún idioma, ya habíamos faltado mucho. En el camino llevaba el monedero rojo conmigo. Cruzábamos una parte donde se veía el mar, sobre el que estaba un cielo apocalíptico, negro y lleno de relámpagos. Y le decía a mi hermano que me daba mucho miedo pasar por ahí aunque alguna vez me había metido a nadar ahí ahora sentía miedo.
Llegábamos a la clase y a unos metros estaba sentada mi tía, la dueña del monedero! Me daba felicidad y se lo mostraba, ella se sorprendía, no entendía por qué lo tenía yo. Me pedía que se lo entregara después. Pero yo caminaba y me subía a una especie de elevador que a su vez era camión ( andaba por la calle, pero entraba a edificios y subía pisos) y en uno de esos dejaba el monedero!! Me daba cuenta cuando se iba y me estresaba mucho!! Buscaba un policía para reportarlo y ahí me daba cuenta que estaba en Chile pues veía que la gente se refería a ellos como carabineros. Total, que desperté antes de poder encontrar el chingado monedero rojo!!!! 😦

septiembre 19, 2013

Pues resulta que estaba acostada en una cama. Y a mi lado se estaba quitando el traje Peña Nieto. Nos veíamos con ojos de amor y yo juraba que el hombre más hermoso del mundo.

Le preguntaba que por qué se cambiaba la ropa y decía que porque tenía otro evento y tenía que salir con diferente atuendo. Cuando se quitaba el pantalón me daba cuenta que usaba una pequeña trusa, me reía un poco pero me daba ternura y le decía que eso no se veía cool, que mejor debería de usar boxers. Pero le acariciaba una pierna y sentía perfectamente su piel y me reía mucho con él (como adolescentes que derraman miel).

No recuerdo exactamente qué decía pero eran puras tonterías. Y yo pensaba que aunque fuera un imbécil me encantaba. Luego se iba a otro evento y yo me tenía que salir escondiendo para que su mujer, La Gaviota, no nos cachara. Nos subíamos a un coche donde iban sus hijas. Yo veía el celular de la Gaviota y me mandaba a mi cel muchas fotos de Peña Nieto para tenerlas.

Lo peor fue cuando desperté tenía ese sentimiento de que Peña era una lindura.. que cosa más horrible.

 

11 agosto, 2013

Hay dos partes:

La primera

Mi queridísima prima Jessica tenía un problema raro en las piernas, las tenía como sin huesos por lo que no se podía parar y tenía que arrastrase por el suelo  con mucho trabajo. Toda la familia estaba muy agobiada por esta situación, era realmente triste. 

A mi me daba mucha pena ver como sufría por no poder cargar a sus hijas. De pronto, en algún programa  se pedía ayuda para que ella pudiera rehabilitarse, Mis tíos y yo veíamos con todo el amor cómo iba luchando por volver a caminar, hasta que finalmente lo lograba. Ahí estaba el Ganso y sus hijtas dinamita para abrazarla fuerte por lograr volver a caminar.

 

2a parte:

Mi amigo Victor Civeira ponía una obra de teatro. Sólo había dos actores; él y yo.  No sé de qué era la obra, el punto es que no nos había dado tiempo de ensayar y llegaba el día del estreno. El teatro estaba lleno. Yo le decía que no se preocupara que yo iba a improvisar durante toda la obra y él me fuera dando pauta para saber por dónde tenía que seguir.

Comenzaba la obra y pasados 10 minutos, él me aventaba una piedra como parte de la historia. Entonces yo me tiraba el piso y decía de pelos, ya me mató y él puede seguir la obra solo.

En ese momento, al ver que yo ya no reaccionaba Victor pedía que bajaran el telón, me decía que no me podía morir pues toda la obra era entre los dos y si no no tenía chiste. Además me preguntaba que por qué no traía nada puesto de la cintura para abajo. Yo apenas lo notaba y le decía pues no sé… así me salí hoy. Cuando ibamos a volver a la obra, desperté.

30 julio, 2013

Iba en un taxi, el taxista era buena onda, amable y todo. íbamos platicando y de pronto el tráfico se volvía terrible. Había unos policías en un cruce y era por ellos que el tráfico estaba así.

De pronto uno nos señalaba y nos pedía orillarnos.  El taxista estaba tranquilo, no entendía por qué nos paraban y comenzaba a buscar sus papeles. Llegaban creo que eran 3 policías y le pedían que saliera del coche. El hombre preguntaba que qué había hecho y de pronto a golpes lo sacaban. Comenzaban a darle una golpiza horrible. Él señor me alcanzaba a decir que eran los narcotraficantes. Y ellos le decían que debía mucho dinero. La golpiza era muy severa, le empezaban a deformar la cara y yo me espantaba mucho  sin saber qué hacer.

Un poli me volteaba a ver y me decía que me daban 3 para correr si no quería que me tocara a mi también.

 

LA INTERPRETACION (alguien que sabe un poco de psicoanálisis)

Los polis son mi super yo, el alter ego. ( lo que dicta lo correcto) y tal vez hay algo que esté haciendo que no me guste o yo sient que esté mal, por eso se vuelvan narcotraficantes.

El coche es mi vida, pero yo siento que no estoy manejando mi vida. (por eso el taxista)