septiembre 28, 2011.

Era mi cumpleaños. Yo estaba feliz, me encanta celebrar mi cumpleaños. Estaba dentro de una casita de madera, pero en un pueblito medio europeo. Tenía un sillón muy estorboso a media casa, me acuerdo mucho de eso porque la gente que iba llegando apenas podía pasar por  culpa de ese sillón.

Estaban mis papás, ayudándome con la comida y las bebidas. Llegaban varios amigos, casualmente todos eran de la secundaria y claro, a todos los veía como eran en ese entonces, la única “vieja”era yo. Se me hacía muy curioso que sólo llegaran los de esa escuela. De pronto ya llegaba gente que no conocía y comenzaba a haber mucho colado.

Me iba hacia una ventana y veía el pueblito donde yo vivía. Era realmente lindo.

Despertando pensé que, tal vez en otra vida, hoy cumpliría años, ¿por qué no?

septiembre 26, 2011.

La primera parte no fue agradable. Estaba con Iknowho y se portaba muy mala onda conmigo. Me hablaba feo y me pendejeaba cada que podía. Afortunadamente mi perra me despertó para salir a hacer pis y terminó el sueño.

Después tuve un sueño extrañísimo y tal vez nada lejano a la realidad. Resulta que ya no había agua en el D.F. y todos teníamos que ir a un lugar por Santa Fe a adquirir algo de agua. Desde el más rico hasta el más pobre. Era una zona muy fea y nos separaban hombres de un lado, mujeres del otro. Entrábamos en fila a una especie de bodega gigantesca y ahí le daban una cubeta con agua a cada quien con la que tenías que bañarte y lavar tu ropa. Habíamos varias mujeres sentadas en el piso  con nuestra cubeta al lado, yo veía a lo lejos a una de mis primas.

Salía a devolver mi cubeta y veía que algunas personas estaban sobornando a los repartidores de agua para que les dieran 2 cubetas. Me daba mucho coraje y pensaba en el libro de Saramago “Ensayo sobre la ceguera”.  Me daba pena que viviéramos así y que a la gente le valiera madres el agua hace unos años, cuando sí la teníamos.

 

septiembre 25, 2011.

Me iba de intercambio a un país europeo. Tal vez  Suiza. La cosa es que llegaba a mi recámara y era un cuarto chiquitito donde, además, dormíamos 3 personas. Había una litera y luego otra cama. Ahí estaba dormido un chavo suizo  y arriba de la litera estaba una amiga mia de la secundaria. Ella me decía que ese fin era puente y que mucha gente iba a salir, obviamente yo no.

La cosa es que el chavo suizo se despertaba y platicábamos. Me decía que intentáramos salir de la ciudad para que yo empezara a conocer más. La parte más surrealista es que estábamos acostados los dos en su cama, en el tráfico del puente. Aja, era un tráfico de camas no de autos.

En fin, estando ahí nos asoleábamos mucho, el tráfico de camas no avanzaba. Y él me decía que mejor volviéramos a la casa. Volvíamos y yo estaba toda ardida de la piel y le pedía a mi compañero que me pusiera un poco de crema para alivianarme. Y eso hacía y lo demás, ya se lo pueden imaginar.

septiembre 24, 2011.

Soñé de nuevo con el mar. Pero ahora iba en un como triciclo. Esquivaba  gente mientras andaba por la playa en mi triciclo, no me costaba trabajo avanzar como podría suponerse. Incluso iba a buena velocidad y veía como de pronto, me alcanzaba una ola mientras yo avanzaba. Creo que iba con mi roomate, Chabela. Yo buscaba el acelerador, como si fuera un coche, pero no lo veía y decidía impulsarme como se hace en una patineta.

Había algo más, a donde llegaba después pero ya no lo recuerdo.

septiembre 23, 2011.

Tenía una pequeña casita. Aunque era muy oscura me gustaba. Lo mejor de todo es que estaba en la playa, frente al mar. Me gustaba abrir la puerta y ver el mar. Tacha, mi perrita, era feliz saliendo a correr a la playa.  Además de todo esto, llegaba gente a visitarme y les gustaba ir, no recuerdo específicamente quiénes iban. Sólo recuerdo a Raquel, una amiga de la oficina, que iba a darme algún papel de mi casa por lo que yo esperaba mucho esa visita.

Además también soñé que iba a una farmacia donde un viejito muy viejito me atendía. Yo dudaba un poco en pedirle lo que quería, sin embargo, le hablaba fuerte y le decía:

¿Me puede dar un paquete de toallas sanitarias?

 

El viejito me veía horrible y tomaba un paquete, se acercaba a mi y me decía algo asi como:

Ud ya debería estar pensando en tener hijos por eso no le voy a vender esto.

Yo volteaba a ver a los amigos con los que iba y nos reíamos mucho. El señor se ofendía y decía que nos saliéramos de su farmacia inmediatamente.

septiembre 21, 2011.

De todo lo que soñé sólo recuerdo que estaba en un lugar muy importante y ante los Reyes de España.  Estaba sentada en algo así como una iglesia, pero era un gran salón con bancas. Raro. Junto a mi se sentaba mi primo Daniel, el cual tiene casi 16 años, me decía que qué bueno que que había ido al evento de los Reyes  porque él se estaba aburriendo y obviamente nos poníamos a hacer chistes toda la ceremonia.

Después recuerdo algo, una casa muy pequeña, era más bien una cabaña. Un tanto abandonada, entraba y había muchas literas y estaban ahí los vecinos de la casa de Zamora ( pensé que ya no iba a soñar con eso, pero ya ven) y me decían que llegaba justo a tiempo porque ya nos teníamos que ir. ¿A dónde? no sé.

septiembre 20, 2011.

Les debo varios sueños. Pero han estado raros y no muy compartibles.

Hoy les escribo un poco de lo que recuerdo del de ayer. Fue muy divertido.

Estaba en una reunión. Creo que había varias personas de mi familia y muchos desconocidos. Alguien daba una plática. De pronto, yo veía un palo saltarín ( sí eso existe no piensen mal, es esto) Y me ponía a dar saltos por todo el lugar. Llegaba muy muy alto. La gente no entendía nada y yo no podía parar, estaba muy feliz. Mi mamá se reía mientras me veía y me decía que parara. Le decía que de verdad ya no podía eso brincaba ya casi solo. Entonces ella trataba de ayudarme y por fin me detenía y nos reíamos muchísimo. La gente nos veía muy extrañada.

Bueno eso fue. Breve pero muy divertido.