enero 23, 2012

El sueño era como una película. Comenzaba cuando la escena nos llevaba volando sobre el mar, se veía increíble y de pronto en medio de la nada, había un palacio Oriental, no sé si chino o japonés o qué. Pero yo decía ah ok, es para establecer que estamos en el Oriente. Me parecía que el lugar era fantástico. Ese palacio ahí en medio del mar con unos como Budas gigantes tallados en las paredes. Era increíble.

Aparecía el título de la película ( no lo recuerdo). Y entonces se veían ahora unos gigantes de ojos rasgados y trenzas largas caminar en el mar, el agua les llegaba a la cintura y eran esclavos de las personas. Se me hacía muy curioso que esos gigantones fueran esclavos de seres humanos diminutos, pero así era.  Ellos cargaban a la gente para llegar hasta el palacio que vimos antes y además, cargaban a sus animales, me llamaba especialmente la atención que cargaban elefantes y éstos se veían muy pequeños en brazos de ellos.

La película continuaba y aparecía una niña con su mayordomo. Era cumpleaños de ella y su papá que era persona importante le daba un gran regalo, sin embargo a la niña no le encantaba y estaba un poco triste. Pero su mayordomo, que era su gran amigo, le obsequiaba algo ( tampoco me acuerdo) y la niña se quedaba muy muy feliz.

 

 

enero 18, 2012

Vivía con Chabela en otra casa y por alguna razón que no entendí pero tenía que ver con la universidad ( ah porque era estudiante de nuevo) teníamos que compartir con 3 chavas más el dpto. Obviamente no nos gustaba mucho la idea, había 2 cuartos nada más. Chabela extrañamente decidía que ella quería quedarse en la sala, yo no entendía nada por lo que me tocaba compartir con una desconocida el cuarto.

Además teníamos que irnos todas juntas a la universidad y con un chofer asignado. Yo me sentía muy mal porque sentía que estábamos como prisioneras sin poder decidir nada.

 

enero 17, 2012

¡Volvieron los sueños!

Era mi cumpleaños. Estaba comprándome un regalo en alguna plaza comercial. Era el año de 2008 o por ahí, pero yo traía el cabello cortitito, como lo usaba en el 2000. Estaba muy feliz porque después iba a una comida.

De pronto aparecía mi abuela Elia. Iba bailando y cantando, estaba feliz porque nos íbamos de fiesta, me daba mucha alegría verla tan bien.